Glengoffe se prepara para hacer frente al cambio climático

glenstory

 

Cuando se piensa en un proyecto comunitario efectivo y eficaz, ¿qué elementos son los que primero vienen a la memoria?

 

Para responder a esta pregunta, nos pareció muy pertinente resaltar un proyecto que, en nuestra opinión, ha sido todo un éxito. Se trata del proyecto de Adaptación basada en la comunidad (CBA, por sus siglas en inglés) "Adaptación de Glengoffe al cambio climático", que se puso en marcha en la comunidad de Glengoffe (Jamaica). Glengoffe está compuesto por catorce comunidades pequeñas, con una población de aproximadamente 5000 personas.

 

 

Cada vez resulta más evidente que las comunidades pequeñas son las más susceptibles de sufrir de una manera más acentuada las consecuencias del cambio climático. Sin embargo, suele ocurrir que se trata de las comunidades menos equipadas para enfrentarse a ellas y adaptarse a la nueva situación. Esta es la razón por la que los proyectos de CBA se ponen en práctica, a fin de reforzar la resiliencia de las comunidades a la hora de hacer frente al impacto del cambio climático.

 

La iniciativa de CBA se ha emprendido en más de 10 países. Forma parte de otra más iniciativa grande, de cinco años de duración y establecida a nivel mundial, del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), financiada por el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) como parte del Programa de Pequeñas Donaciones (PPD). En el marco de los proyectos de CBA, el PNUD trabaja en asociación con el programa Voluntarios de las Naciones Unidas y el FMAM-PPD, con el objetivo de movilizar a las comunidades, reconocer los esfuerzos de los voluntarios locales, y garantizar que todos los miembros de la comunidad pueden participar en los proyectos. Además, los proyectos de CBA contribuyen a desarrollar la capacidad de las organizaciones no gubernamentales y las organizaciones basadas en la comunidad asociadas.

 

Antes de comenzar a explicar el motivo por el cual consideramos que el proyecto de CBA de Glengoffe es un fantástico ejemplo a seguir, hablemos primero de la zona en la que se puso en marcha con tanto éxito. Jamaica, con su asombrosa belleza, se ha visto amenazado por una reducción de las lluvias y un aumento de la temperatura media anual. Si bien las precipitaciones ya no son tan habituales, los aguaceros son cada vez más intensos, por lo que la magnitud de las sequías y de las inundaciones es mayor, y además suceden con más frecuencia. Las predicciones advierten también que se experimentará un aumento de días calurosos y un descenso en el número de noches frescas, lo que dará lugar a olas de calor excesivo para los cultivos, una mayor necesidad de sistemas de riego, y un aumento en los brotes de enfermedades y pestes. Además, el cambio en el patrón de vientos y las tormentas hacen que la capa arable se erosione y las tierras de cultivo se reduzcan. En estas circunstancias, el corrimiento de tierras es cada vez más frecuente, y ello repercute negativamente en las infraestructuras de las zonas rurales, destroza los cultivos, y amenaza la propiedad y la vida de muchas personas.

 

¿Qué es lo que contribuye a que este proyecto tenga tanto éxito en Jamaica?

 

Objetivos claros – El objetivo principal de este proyecto de CBA consistía en reducir el riesgo de que se produzcan corrimientos de tierras e inundaciones debidas a las altas precipitaciones, así como disminuir los efectos adversos de las grandes sequías en algunas zonas de Glengoffe. El proyecto se puso en marcha gracias a un proceso de participación en el que se implicaron diferentes partes interesadas de la comunidad. El proyecto favoreció la capacidad de adaptación de las comunidades de Glengoffe y de sus ecosistemas a través de tres actividades principales: 1) remodelado de las granjas y las terrazas de cultivo, 2) reforestación, y 3) mitigación de la sequía.

 

Financiación – Resulta obvio que este elemento es absolutamente esencial para la puesta en marcha del proyecto. Para este último, la iniciativa de CBA aportó una cantidad significativa, al igual que los otros asociados implicados. La comunidad local, por su parte, contribuyó con 15.000 dólares estadounidenses en especie. La contribución y participación de la comunidad es fundamental en todos los proyectos de CBA.

 

Personas comprometidas – En este caso, se trata de un grupo comprometido de voluntarios que ofrecieron formación y otras actividades de creación de capacidad para ayudar a la comunidad. De hecho, antes del proyecto del CBA, no existían voluntarios que organizasen o participasen en actividades de adaptación climática. Con todo, no se trata de hacer el trabajo, y una vez terminado, dejarlo tal y como está. El éxito del proyecto de CBA anima a los agricultores a continuar con sus actividades, lo que contribuye a favorecer el medio ambiente y, al mismo tiempo, mejora sus medios de vida. El Sr. Roosevelt Lawrence, un agricultor de 70 años, es una gran muestra de ello. En particular, su contribución consistió en crear barreras para proteger la tierra de la erosión, realizar trabajos de reforestación utilizando árboles frutales, forestales y de especias, e instalar un sistema de riego por goteo para los periodos de sequía; todo ello contando con el apoyo de la Autoridad de Desarrollo Agrícola Rural (RADA, por sus siglas en inglés).

 

Asociaciones sólidas – El proyecto contó con el respaldo de asociados como la Fundación para el medio ambiente de Jamaica, mientras que dos organismos estatales, RADA y el Departamento de silvicultura perteneciente al Ministerio de Agricultura, colaboraron prestando su experiencia, además de ayudas económicas. Entre los otros asociados, se encuentran la Comisión para el Desarrollo, la Universidad de las Indias Occidentales, la Comisión para el Desarrollo Social, miembros del Parlamento, y las propias comunidades locales, que participaron a través del Comité de Desarrollo de la Comunidad de Glengoffe (CDC, por sus siglas en inglés). Asociarse con la comunidad local y las autoridades estatales favorece la sostenibilidad de los resultados.

 

Resultados visibles para la comunidad –El proyecto permitió gestionar las tierras y realizar trabajos de reforestación de forma estratégica en determinadas parcelas pobladas de árboles; ello contribuyó a que los agricultores pudieran ampliar sus campos, al mismo tiempo que les ofreció una fuente de ingresos alternativa. Así, por ejemplo, se beneficiaron de la plantación de árboles de piña como barreras naturales y de otros árboles frutales durante la reforestación, además de recurrir al repollo, las patatas, el pepino y el pak-choi como cultivos de cobertura. A día de hoy, estas medidas han dado lugar a unos ingresos para la comunidad con un valor de aproximadamente 750.000 dólares jamaiquinos.

Asimismo, la seguridad alimentaria ha aumentado en un 20-30%, ya que las familias han podido cultivar sus propios productos (por ejemplo, la acedera y los guisantes), en lugar de temer que comprárselos a otros agricultores. Ahora pueden suministrar más del 75% de la demanda de repollo existente, y para finales de este año, habrán cubierto el 90% de la demanda de piña, y el 80% de la demanda de banana y plátano. Tal y como afirmó la Sra. Angella Worges, miembro del CDC de Glengoffe, "ya no es necesario ir a la tienda, ya que todo se puede encontrar en las granjas; yo solo voy para comprar arroz". Además, añadió que "ahora existe menos pobreza en las casas", gracias a la puesta en marcha en el proyecto dentro de la comunidad.

 

Participación de la comunidad – Más importante, si cabe, es que la comunidad ya es más respetuosa con el medio ambiente, ya que el grupo ha sensibilizado a sus miembros sobre los peligros y las consecuencias que pueden ocasionar acciones como rajar y quemar el bambú para el medio ambiente. Los agricultores implicados en el proyecto (unos 14) han reducido significativamente el uso de fertilizantes en sus granjas en favor de la utilización de estiércol; además, dicen que "se sienten más seguros de la calidad de los alimentos que producen gracias a este nuevo método".

 

A través del proyecto de CBA, los voluntarios han plantado más de 7.000 árboles frutales y forestales para contribuir en las actividades de reforestación, mejorar los medios de vida y reducir la erosión del suelo. Asimismo, se ha ofrecido formación a más de 130 personas en materia de liderazgo, recopilación y registro de datos, conservación de abono, prácticas de agricultura óptimas, creación de terrazas de cultivo, etc. Por otro lado, se han levantado más de 1.800m de barreras naturales con troncos para reducir la erosión del terreno.

 

Las mujeres, por su parte, desempeñan un papel fundamental en el diseño y la puesta en práctica del proyecto. "Los hombres solían pensar que sólo éramos buenas para estar en la cocina y preparar la comida; ahora estamos ahí fuera (en el terreno), junto a ellos, con nuestra azada, mostrándoles que podemos hacer lo mismo que ellos", concluyó la Sra. Worges.

 

Además de los resultados conseguidos desde un punto de vista económico, durante el proyecto también se aprendieron lecciones de gran valor. Así, por ejemplo, los agricultores están más dispuestos a adoptar nuevas prácticas cuando han comprobado la eficacia y los beneficios de aplicar las nuevas técnicas. Se tratará de replicar ésta y otras conclusiones en otros proyectos de CBA.

 

Creemos que este proyecto de CBA posee todos los elementos necesarios para ser considerado un proyecto ejemplar. Se establecieron objetivos claros y asociaciones estratégicas, los fondos obtenidos al principio se convirtieron en fondos generados y cofinanciados por la comunidad, los voluntarios se comprometieron con el proyecto y realizaron un trabajo fantástico y, lo que es más importante, la comunidad participó activamente en él. Todo ello ha dado lugar, sin duda, a resultados cuantificables, y les ha permitido adquirir una experiencia inigualable y muy valiosa.

 

Nuestra más sincera enhorabuena para el proyecto de CBA de Glengoffe, por ser uno de los ganadores del concurso de VNU "What You Know Inspires Contest" ("Tu conocimiento, mi inspiración"). Sus responsables estarán presentes en Rio+20 para mostrar sus prácticas óptimas. 


Loading script and Flickr images